lunes, 8 de mayo de 2006

SILENCIO

¡Silencio!¡Silencio!¡He dicho silencio!
Se cierra el telón y siguen resonando las últimas palabras de Bernarda entre las paredes encaladas del cortijo, siguen resonando en mi cabeza y paradójicamente descubrimos que el silencio suena y comunica.
Del silencio del "El loco de la Colina" sólo se sacan palabras, palabras y palabras... Pregunta, responden y... silencio. Entonces el protagonista se ve obligado a seguir hablando, para rellenar espacios, silencios... para contar lo que nunca querría. Quintero recuerda a La Pasionaria rezando el Padrenuestro, presume de sus freaks y se guarda un as en la manga: La entrevista enlatada con Sáez de Inestrilla: ¿Qué dirán los silencios de este personaje?
Los silencios incómodos de los recién conocidos, que obligan a hablar sin parar relatando un 90% de estupideces que asustan o divierten al interlocutor.
Los silencios de la radio: los que más dicen. Sobre todo antes de la ley antitabaco, cuando las grandes figuras de la radio fumaban y te dejaban pensar entre calada y calada. Quizás por eso en los espacios libres de humo se piense poco y se hable más.
Bob Dylan debuta con locutor de radio con su programa "Theme Time Radio Hour". A sus 64 años y durante una hora semanal presenta canciones de otros artistas, donde los silencios tiene mucho que contar. Porque el silencio en la música es importante, ya que no sólo te permite la audición de una obra musical, también es instrumento de creación: si la música es cortada de repente, un silencio será escuchado con claridad. El silencio otorga belleza al sonido.
A veces es mejor un silencio por respuesta, si lo que vas a decir daña a la persona que tienes enfrente. Incluso es más sano y depurativo para el alma no decir nada sobre alguien, de quien nada bueno puedes decir. Las parejas callan. Se habla de los silencios cómodos o incómodos. De los incómodos ya he hablado. Los cómodos te arrullan al lado de ese amigo de toda la vida, de tu pareja, al lado de una madre, cuando después de discutir viene la calma. En definitiva, el silencio es lo que está entre nota y nota, entre palabra y palabra, pero también entre las personas.
Y si el silencio es instrumento de creación musical y de comunicación, también es un puente al pensamiento. Porque corremos mucho, escuchamos poco y hablamos demasiado, reclamo el silencio como necesidad y como derecho.

4 comentarios:

deni o kike dijo...

" "

FARAMAR dijo...

Muchas gracias por tu silencio. Intuyo que te ha tenido que costar muchísimo, así que lo valoro el doble... jejeje.

J. dijo...

.. Me gusta mucho tu blog. Me resulta muy elegante, mucho.
Enhorabuena...
Eres muy certera en todas tus palabras.
Otra vez Enhorabuena.

FARAMAR dijo...

Gracias "j". Me alegra que te guste y espero que te dejes caer de vez en cuando entre epistolar y epistolar ;-)

MAREAS

LILANINE. Get yours at bighugelabs.com/flickr