lunes, 15 de mayo de 2006

ESTÁ DE MODA IR EN PELOTAS

Llevo años intentando combinar el bolso con los zapatos, y ésto que parece tan sencillo en mis amigas, es una ardua tarea matinal para mí. Por no hablar de mis pijamas de dos piezas, que acaban siempre cruzados..., igual que los calcetines azul marino con los negros. Hace poco descubrí que las gafas de sol gigantes, ocultan la mala cara y que me sientan mejor los tacones (aunque no me gusten demasiado), que el zapato plano. Últimamente prefiero ir de escaparates, que comprar, y en mi vida se cumple eso de: "cuando tengo dinero y actitud para consumir, no encuentro nada y cuando no tengo un euro, me gusta todo". No sé porque me esfuerzo tanto en "estar monísima de la muerte" si está de moda ir en pelotas.
Hace un par de semanas, los estupendos bomberos de la Coruña revindicaban una mejora de sus condiciones laborales desnudos, mientras coreaban: "Sin convenio estamos en pelotas". Luego está el guapo de Eduardo Noriega, con su bonito trasero en el anuncio de Sweeps. Por no hablar del fotógrafo Spencer Tunick, con su sorprendente poder de convocatoria a la hora de retratar a miles de personas desnudas, en lugares públicos de ciudades como Nueva York, Barcelona, Caracas y hace dos semanas, San Sebastián. Lo que empezó como una gamberrada artística, por la que Tunick fue detenido en Nueva York, hoy es algo aceptado con normalidad. Ya no importa el frío o el calor, sentarse en el suelo con el culo al aire o pegarte a un desconocido de esa guisa... se aguanta todo con tal de salir en la foto. Casi, casi... como los políticos. ¡Pero si no se ve tu cara!
Esta mañana en el telediario de las siete y media, una modelo argentina protestaba un poco más recatada, en bikini, y ante los mandamases del mundo, en contra de unas papeleras que prometen contaminar y que se están construyendo en Uruguay.
Llegados a este punto, concluyo con una pregunta: si estar en pelotas está de moda... ¿Por qué no fuimos ayer en cueros a la manifestación "por una vivienda digna y asequible"? Como poco hubiésemos llamado la atención. Resultado: Poco poder de convocatoria y menos repercusión en medios.

3 comentarios:

k dijo...

me siento responsable de que prefieras las vistas que comprar.
Por otra parte, quiero aprovechar para decirlo publicamente; una cosa es que Eduardo Noriega sea vecino y otra muy distinta es que sepa si el culo del anuncio es o no suyo.

FARAMAR dijo...

Yo le he visto de cerca y puedo asegurar que si no es suyo... se le parece ;-)

Carmen dijo...

Estoy de acuerdo en lo de la vivienda digna. Nos están robando a mano armada los especuladores, con el apoyo de TODOS los partidos políticos, que no dicen nada porque son los primeros en forrarse, y aquí sólo enseñamos el culo por tonterías. Somos la nueva esclavitud del siglo XXI, y nos dejamos poner el yugo en silencio.

MAREAS

LILANINE. Get yours at bighugelabs.com/flickr