miércoles, 31 de mayo de 2006

PAGAR EL PATO

Hacerse mayor tiene sus complicaciones: recibos, declaración de la renta, hipoteca, plan de pensiones... enumeraciones interminables que hasta hace poco no formaban parte ni de mi vocabulario, ni de las conversaciones con los amigos de toda la vida.
De la noche a la mañana me veo obligada a solucionar mis papeles del banco; a llamar a mi superamigo Bruno para que me eche un cable con la declaración (aunque poco tengo yo que declarar, salvo que no tengo hipoteca porque no puedo tenerla); a pelearme con un seguro para que no me pase un recibo de un servicio anulado, etc. en fin, a defender los cuatro duros que tienes, porque siempre hay alguien cerca amigo de lo ajeno. La última anécdota ha sido esta mañana con el banco. Adjunto conversación telefónica: "Hola buenos días, mire, es que me ha llegado una tarjeta VISA que no he solicitado a mi casa - ¡Dígame su número! - 23568768012, por ejemplo - Ah! Ya veo, es una promoción de nuestro banco - Ya, y... ¿qué hago con ella?¿A qué cuenta está asociada?¿Cuál es su clave? - Todo ésto se lo tenemos que dar en la oficina del banco - Vale, ¿Y cuánto me cuesta mantener esta tarjeta que no he pedido? - el primer año gratis, el segundo 20 euros - ¿Puede anularla? - Los siento señora, para eso también tiene que venir al banco".
Vamos a ver señores dos cosas: la primera señora no, señorita (tono digno Audrey Hepburn en "Sabrina") y la segunda: (...) Si yo no he pedido esta tarjeta y es una promoción del banco... ¿Por qué ahora me toca pagar el pato, perdón la tarjeta o perder una mañana para ir al banco y anularla?

3 comentarios:

La Perra de Kenia dijo...

Hay hija mía! ya verás cuando tengas hipoteca. Entonces si que lo vas a flipar. Seguro por aquí, provisión de fondos por allí, tarjeta que te abren aquí, toca pelotas por allí!!!
Menos mal que al menos , cuando te viene la declaración de la renta ... te llevas una alegría.
Un beso

deni o kike dijo...

Todas esas cosas tienen solución, reclamación mediante.
La ley nos protege de muchos de esos abusos, el problema es que no nos molestamos en exigirlo (para que perder el tiempo en reclamaciones y oficinas del consumidor si no perdemos el tiempo en una visita al banco para anularla)

k dijo...

al menos los vendedores de coches no tienen la misma estrategia de venta que los bancos...

MAREAS

LILANINE. Get yours at bighugelabs.com/flickr