jueves, 24 de mayo de 2007

NOSTALGIAS

Y miro atrás y me veo bajando con unos vaqueros rotos y una camisa de cuadros la cuesta del instituto. De fondo suena cualquiera de los genios de la música jazz que le apasionaban al profesor más excéntrico y cabrón que he conocido: Paco. Siempre con una una flor en la solapa de su chaqueta gris, su pelo blanco y revuelto alrededor de una incipiente calva, y su voz, como un dj presentado el disco que te daba la bienvenida y cerraba el primer bostezo de la mañana.
Era 1995. Abajo mis amigos de entonces que son los de ahora, pero antes de saber que serían ingenieros, geólogos, farmaceúticos, azafatas o empresarios. Antes también de los alquileres y los viajes al extranjero. Entonces fumaba y llevaba botas militares. Era una chica muy dura y me creía mayor. Como buena adolescente me gustaba la soledad... mucho más que ahora. Sonaba Perl Jam, Led Zeppelin, Red Hot Chili Peppers, Nirvana o Guns´& Roses en mi viejo walkman aiwa, que gané en un concurso de dibujo. Quedé segunda. Entonces pintaba, también intentaba aporrear la vieja guitarra de mi padre. Tenía un novio. Se casa en junio. Y un proyecto de futuro que acababa en selectividad. A mi lado siempre Mónica, mi amiga, mi hermana, mi desesperación.
Hoy necesito mirar atrás mientras muchos nombres, hoy rostros anónimos, se agolpan en mi cabeza ¿qué habrá sido de...? Entonces ya quería ser periodista, siempre lo quisé, ¿sorprendente, verdad? por aquel entonces bromeaba y decía que sería como la rana Gustavo, "la rana más dicharachera de Barrio Sesamo". Iría a la guerra de reportera, trabajaría en los mejores periódicos y mi trabajo sería reconocido. Quizás escribiría una novela... o un libro de poemas, de esos que hoy tampoco escribo. Cuantas más anécdotas me contaba Calabuig de la revista en la que trabajaba, más despertaba mi gusanillo profesional. Hoy soy menos rana, pero igual de dicharachera.
Hoy, día de lluvia y oxidadas nostalgias, pienso en la película "Los amigos de Peter" y me acuerdo de Jordi, Deivid, Mateos, Allende, Carla, Montse, Bruno, Moni... y necesito sentir lo que sentía esas mañanas de bostezo y jazz.Me llamaban Beix. Por cierto entonces era una espiral de color lila.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

de manera que Beix....

me has llegado, me has llegado. Me alegra saber que tocabas la guitarra, no tenía ni fruta idea...

besitos, heavyorra de color lila

abuineitor

Faramar dijo...

Insisto... nunca llegué a hacer sonar la guitarra más allá de lo que se entiende aporrear una vieja guitarra, y por sistema numérico! ¡qué horror! igual que entonces, sigo teniendo un oído enfrente de otro, ya me gustaría tocar la guitarra, ya me gustaría... un beso abuitor

Indywear dijo...

Es curioso, en aquel entonces, pese a que el futuro se aparecía como un mundo oscuro que se extendía más allá de la frontera de la selectividad, en muchas ocasiones nos hacíamos la pregunta "dónde estaremos dentro de 10 años?"...Posiblemente, ninguno está donde creyó que estaría, pero, contra todo pronóstico y pese a que nuestros encuentros no tienen la misma frecuencia que se derivaba de la convivencia estudiantil, resulta que seguimos estando todos ahí, juntos, aunque sea una vez al año y entre sugerentes combinaciones de alcohol y barbacoa...

Ya que en esto de la vida no se puede escoger el destino al que nos dirigimos, está bien que sí se pueda decidir quién nos acompará en el viaje!

Besazos, y gracias por esta pequeña ventana que nos has abierto!

LE MOSQUITO dijo...

Jo, que entrada a saco se ha llevado el "pobre" Paco.
:)
Es una mirada hacia atrás muy valiente y honesta.

Faramar dijo...

Indywear o prefieres que te llame Peter... me ha encantado tu reflexión sobre los compañeros de viaje, es cierto, al menos a éstos los hemos elegido... ¿y dentro de 10 años? Habrá que buscar casas rurales más grandes, porque seguro que para entonces alguno llevará "paquetillos", ¿no? y con zona de juegos infantiles, jajajaja...

Le Mosquito: A saco con Paco... porque se lo merecía, jejeje, aunque en su honor diré que ha sido el mejor profesor de lengua y literatura que he tenído en mi vida, quizás por eso todavía me acuerdo de él... porque se lo ganó a pulso, y en algunos aspectos, incluso ahora(a pesar de que era un cabrón), también es una referencia. Adoro el teatro y es gracias a este loco, que al menos dos veces por trimestre nos llevaba al teatro: seis personajes en busca de autor, el zoo de cristal, tres sombreros de copa, fugitivos, yerma... y un largo etc de autores y obras que seguro que hoy no recordaría sin este profesor...

No si al final le ponemos un altar...jajaja

MAREAS

LILANINE. Get yours at bighugelabs.com/flickr