lunes, 20 de noviembre de 2006

LA MODA

Recuerdo cuando miraba los álbumes de fotos de mi hermana y me partía de risa ¡Vaya pintas!¿de verdad salías así de casa? Y eso no era lo peor: lo peor era que se veían guapísimos con esos calentadores en las piernas, esos cuellos barco, y esa cinta fucsia y dorada alrededor de la cabeza, estilo indio. Ver un álbum de los 80 es como repasar los casting para la película “Fama”.
El caso es que los años pasan para esas fotos y para otras: las mías. Llegamos a los 90´, repaso mis albumes, veo fotos y ya no hacen tanta gracia. O sí.
Pasamos de la falda negra, estilo cinturón, y las camisolas trasparentes, a los pantalones pitillos y las camisas de leñador. Pasamos de escuchar a REM, y “losing my religion”, a Nirvana o Gun´s and Roses. Pasamos de las camisetas tintadas en casa, a los blusones hippies. Hoy miro esas fotos que parecen las de mis hermanos, y la protagonista soy yo con cara de tener buen gusto vistiendo. Esto ciertamente… me preocupa un poco. Porque hoy llevo un abrigo que parece el de mi madre recién casada, un jersey con mangas japonesas, de nuevo un patalón pitillo, y cinturones anchos. Entonces... ¿para qué decir cada mañana “qué me pongo hoy”, si vistamos como vistamos será lo hortera del mañana?.

Quizás haya que esperar el tiempo suficiente para que vuelva a estar de moda. Por si acaso lo guardadé. A lo mejor la ropa que llevó hoy les encantará dentro de 15 años a mis sobrinas. Ya lo decían los filósofos: “Nada nuevo bajo el sol”.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si el problema fuera el estilo me daría con un canto en los dientes.
El verdadero problema, el problema problemático de la ropa no es qué me pongo hoy, el problema es que hoy no te quepa la ropa que compraste ayer.

k dijo...

ha sido ver esa foto y venirme a la cabeza la sintonía de "aquellos maravillosos años"

MAREAS

LILANINE. Get yours at bighugelabs.com/flickr