viernes, 24 de noviembre de 2006

SIN TITULAR

"Juego de velas en Murcia"

Procuro no pensar demasiado en las cosas que me hacen daño. No sé si es una postura cobarde e incluso inmadura, pero a veces pensar demasiado no me ayuda a crecer y avanzar.

Sin embargo hay historias que oyes la primera vez y no quieres escuchar: historias escalofriantes por las que prefieres pasar de puntillas, y el informativo de las 14h. se encarga de sacar en titulares, lo repiten en el avance de las 17h. y mientras cenas una tortilla con queso, se convierte en el postre de las 21h. Al final te rindes y escuchas la terrible actualidad, morbosa y triste del telediario, y compruebas que reúne las tres “S” para triunfar: sexo, sangre y sensacionalismo. Las tres "S" que combinadas con un poco de talento (o no), te convierten en el rey de las audiencias.
“Un hombre, de 88 años, acuchilla a su mujer y se intenta suicidar sin éxito”. Algunos se olvidan del nombre de la mujer y dicen que es la víctima 60 de violencia de género en lo que va de año. Otros amplían la información y cuentan que la mujer llevaba cuatro años postrada en la cama, enferma y al cuidado de su marido que octogenario, cada vez se valía menos para atenderle y cuidarse a sí mismo. No, no quiero escuchar la noticia, aunque no por ello dejará de existir. Los hechos son lo que son, pero si los desoigo, evitaré inventarme sus vidas y hacerlas mías. Igual que inventamos nuestra “Silvie”. No quiero escuchar porque duele pensar en el dolor de ese matrimonio de Oro.
Hoy he entrevistado a la presidenta de una asociación contra la violencia de género y me he quedado tan helada como sus frías palabras. Ante la pregunta: “Si una mujer en dificultades quiere denunciar ¿qué pasos debe seguir?” Respuesta (tono institucional-pre-electoral): “Sólo tiene que llamar al móvil 609 55… y la pondremos en contacto con profesionales, que le harán un peritaje para examinar el alcance...”.
El alcance ¿de qué? ¿del maltrato?, ¿de daño psicológico?¿de su dolor?. Pregunto: ¿No querrá que primero le escuchen y luego le examinen?Y respecto al peritaje: ¿Le mirarán los frenos, el aceite, estimarán el valor del robo…? ¿Acudirá MAFRE o LA MUTUA MADRILEÑA a valorar los daños?

Me sorprende también escuchar “Violencia de género”. Ya sé que hay que inventarse nombres para saber de qué hablamos, pero yo preferiría en un alarde de anhelada igualdad de sexos hablar de “Violencia familiar”, aunque por cada 10 mujeres maltratadas haya un solo hombre, porque sin querer frivolizar estaríamos más cerca de la igualdad (al menos verbal) y la objetividad (inexistente).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

y porqué no en vez de "violencia familiar" simplemente VIOLENCIA? porque a lo mejor por cada 10 mujeres maltratadas hay 100 niños. yo creo que simplemente quien es violento/a y cobarde a la vez lo intentará ser con quien considera que es más débil que él/ella, sea hombre, mujer o niño/a y sea de su entorno familiar o no (hay gente que pega sin ton ni son a mendigos indefensos). pero está claro que vende más o consigue más audiencias o logra más o votos o lo que sea ponerle la etiqueta de "género" o cualquier tipo de etiqueta que en su momento se ponga de moda.

k dijo...

en los informativos de la sexta les ha dado por llamarlo "violenta machista". En realidad, siempre terminamos hablando sobre cómo llamarlo, en lugar de ver cómo podría solucionarse

MAREAS

LILANINE. Get yours at bighugelabs.com/flickr