lunes, 14 de agosto de 2006

CAPITULO I: NACE UNA ESTRELLA

Pongamos que se llama Antonio, que tiene 25 años, mide 1,80 y pesa 75 kilos…
Hasta hace poco Antonio trabaja haciendo chapucillas; un poco de electricidad, un poco de mecánica, un poco de cocina y un poco de darle a la paleta. Aburrido de vivir, pero sobre todo aburrido de trabajar decidió la semana pasada darle un giro de 360 grados a su vida.
Acababan de echarle de su tercer trabajo desde que comenzó el año. No se sabe si por su falta de disciplina, su fuerte carácter, su mala memoria o su carencia de entusiasmo. Sea como sea, una vez más se encontraba en la cola del paro a las ocho de la mañana:
- ¿Experiencia?
- Hago un poco de todo: albañilería, electricidad, mecánica, etc.
- Hace-un-poco-de todo, ¿Edad?
- 25, para 26.
- ¿Nacionalidad?
- ¿Eso importa?
Aburrido también del INEM, porque estar aburrido era su estado natural, encontró entre sus caóticos pensamientos: comprar el pan, hacer una llave, llamar a Ana, visitar a mamá, escribir a Laila, cambiar la bombilla, pagar al casero… un nuevo oficio: ladrón de guante… “de látex”. A partir de hoy iba a ser un hombre nuevo: entrenaría todos los días, buscaría presas fáciles, viviría la noche y sobre todo, rentabilizaría su nuevo oficio.

3 comentarios:

deni o kike dijo...

Melosplique, que seguro que es interesante

Tot dijo...

Yo tengo una pregunta... si está aburrido de vivir, y de trabajar, ¿ por qué le da a su vida un giro de 360 grados? ¿Eso no te devuelve siempre al mismo sitio? ¿el cambio no es más radical a los 180?¿O es que el intringulis del cuento va por ahí? Discúlpame si meto la pata... pero me interesa la historia..

FARAMAR dijo...

Quizás tengas razón... a lo mejor el giro era de 180º... Lo dejamos en suspense y si te parece lo decidimos en el capítulo final ;-)

MAREAS

LILANINE. Get yours at bighugelabs.com/flickr