lunes, 26 de marzo de 2007

EL PRIMER "NO"

El desamor es una de las hieles más amargas que antes o después todos probamos. Unos mucho antes que otros, y tras el rechazo, el "no"... llega la desazón, la tristeza, las grandes resacas y la recuperación de viejas amistades, ahora solteras, la reconstrucción de yo, y el deseo de enamorarnos de nuevo.
Javier no ha asumido muy bien el "no" de Celia. Está muy triste. Dice que siguió mis consejos, que le hizo reir, hizo el loco y le trató como a una princesa. Este fin de semana Javier le ha escrito una tierna y dulce carta de amor... en japonés.
La profesora de Javier, conocedora de ese gran amor, ha querido ejercer de cupido esta mañana y les ha sentado cerca en clase de plástica.
Hoy Celia le rechazó una vez más... no sé si porque no entendió el japonés, o simplemente porque es muy joven para el amor y pefiere esperar. Javier no lo ha asumido y ha decidido cortar por lo sano. Con esa tijera que todos los niños de 5 años tienen siempre a mano, decidió, en un ataque de rabia amorosa medio india navajo, medio japonesa cortar la cabellera de su amada.
La colgará de su pecho en un camafeo de huevo kinder.

4 comentarios:

deniman dijo...

Me acabas de recordar lo peligroso que era yo con unas tijeras a esa edad (y mayor). Siempre jugaba a cortar un mechón y demostrar que no se notaba

F.A. dijo...

Pobrecillo!!
Como en el futuro se lleve tantos noes como me he llevado yo que no tenga por costumbre tener tijeras a mano...

Isa dijo...

Deliciosas letras a pesar de la hiel, me quedo con la nota en japonés (quizá por lo artístico de esa escritura) y por supuesto con el camafeo de huevo kinder.
¡Quien pudiera volver a los 5 aunque fuera con un no de Celia!
Saludos.

LE MOSQUITO dijo...

¡Jolines! Qué cosas son capaces de hacer los niños de hoy con unas tijeras. Yo no pasé de recortar corazones; de papel, claro.

MAREAS

LILANINE. Get yours at bighugelabs.com/flickr