lunes, 4 de diciembre de 2006

EL MIEDO

En vista de que los lectores de “enbuscadelmar” son muy valientes, me encantaría que me infundierais ese valor del que a veces carezco.
¿A que tenéis miedo? Pregunto…, para luego elaborar con vuestros temores este post en el que pensaba transcribir una larga lista que fueran desde miedo “al hombre del saco” (que por lo visto era español y secuestraba y asesinaba niños), hasta la luz, el aire libre, los inmigrantes, la ruptura, el dolor o la muerte. Una infinita lista, dispar e irracional (porque así son los miedos), por la que no podemos juzgar a nadie.
Me paro y reflexiono ¿a qué tengo miedo? y me da vergüenza escribirlo. Quizás sea el pudor por lo que obtengo pocas respuestas cuando pregunto “¿a qué tienes miedo?”. Será que los temores son pudorosos y gritarlos denotan debilidad.
José Antonio Marina de profesión filósofo, ensayista y profesor de instituto, publica un nuevo ensayo “Anatomía sobre el miedo. Un tratado sobre la valentía”. Dice que el ser humano es la especie con más miedo por su condición privilegia. Vivimos entre el recuerdo y la imaginación. Recuerdo de lo vivido y anticipación de lo que viviremos, y es eso precisamente lo que nos hace estar siempre sumergidos en un estado de ansiedad, de temores y alerta.
No sólo tenemos miedo, sino que además nos paramos a reflexionar sobre él y al final, paradojas de la vida… acabamos teniendo miedo al miedo como comenta Txeche. “La perra” teme la muerte y Deni, con buen sentido del humor, teme por la integridad del cuadro de Munch. El miedo es libre.
Una vez dijiste que tenía siempre miedo a las cosas que luego afronto con normalidad. Quizás sea esa manía mía, que retrata Marina, de anticiparme a lo que acontecerá. Hablamos entonces de futuro y de lo que lo hace atractivo: la incertidumbre. Sí, la misma incertidumbre que nos provoca también estados de ansiedad cuando esperamos una llamada que no llega, un sí por respuesta o un aprobado.
Confieso, en voz bajita porque me da vergüenza, que tengo miedo a perder a la gente que quiero, las rupturas físicas o emocionales, o ambas cosa. En definitiva: al sufrimiento. Procuro no pensar mucho en ello, porque como dice el filósofo, acabamos teniendo miedo al miedo y finalmente me pregunto, ¿qué es el miedo?: una emoción que nos esclaviza y sobre la que no debería escribir para no pensar en ella. Habíamos quedado en eso ¿no?

9 comentarios:

LE MOSQUITO dijo...

No sé si me equivoco, pero no tengo miedo a hacerlo, pues a veces, y a través del atrevimiento (que no osadía) , se descubren nuevas maneras de ver y afrontar "las cosas".
Así que me atrevo a opinar que en tu escrito se mezclan dos conceptos distintos: "miedo" y "cobardía". En ocasiones el miedo puede eludirse echando mano de la dosis de cobardía que todos guardamos en un rinconcito de la impronta. Depende de cómo, cuándo y cuánta cobardía usemos o abusemos, habremos evitado un peligro real. Pero si echamos mano de la cobardía para eludir aquello que detectamos como peligroso (que nos produce miedo) sin pararnos a analizar si es oportuno tirar de ese tesorito de la impronta, lo que conseguiremos es acrecentar el miedo (que no el peligro).
Por otra parte, miedo y cobardía no son incompatibles. Todos hemos tenido y tenemos miedos razonables, pero los afrontamos movidos por intereses mayores, y echamos mano de otros tesoros para hacerlo: "el sentido común", "la empatía", a veces "la locura"... Hay quien echa mano de la "valentía", sin darse cuenta de que éste tesoro no viene de serie en la impronta, sino que es falsa moneda puesta en nuestra educación (no en la impronta) por intereses ajenos.
En resumen (de casi nada):) Por mi parte, soy cobarde, pero no tengo miedo a nada. El miedo es una cadena y un cerrojo que todos podemos abrir con la llavecita que, también, nos vino de serie.
Full equip, que nos trajeros al mundo.
Saludos y gracias por tu visita.

k dijo...

¿y si teníamos miedo a publicar a la vista de todos nuestros miedos?

Anónimo dijo...

Tienes muy cerca otro Marina que además también es filósofo, pregúntale qué es el miedo, estoy seguro que te lo explicará muy bien (no digo que lo explique muy bien porque sea un miedica ¿eh?, que seguro que como todos lo habrá sufrido, sino porque estoy seguro que sabrá explicarte muy bien el proceso desde la aparición de lo que tememos hasta su manifestación y las conductas subsiguientes) y no hará falta que compres libros de personas menos brillantes que quienes tienes al lado. Aunque se aprovechen de llevar el mismo apellido...

Anónimo dijo...

Por orden:
1. Miedo al paro.
2. Miedo a un ataque de pánico, por estar en paro, por ejemplo.
3. Miedo al miedo (anticipatorio) ya sea al paro o al ataque de pánico que éte me puede provocar.

4. También tengo miedo a comprarme el n80 y que luego me haga falta la pasta para otra cosa (si estoy en paro más aun)

FARAMAR dijo...

Le Mosquito: Creo que faltan muchos conceptos relacionados con el miedo en el post. Uno de ellos, como bien apuntas, es la cobardía.Otro es la valentía, como el valiente afronta con serenidad lo que a otros les provoca pánico?
El miedo da para mucho, porque el el miedo puede ser innato o aprendido, individual o colectivo... pero tampoco quiero profundizar demasiado en él porque para eso, ya está José Antonio Marina, que lo hace "a años luz" mejor que yo ;-)

K. Ya te encargas bien tú de esconder tus miedos ¿Serás un superhéroe?

F.A Estoy seguro que el Marina que tengo cerca se sentirá muy alagado con tan agraciada comparación, porque precisamente yo llegué a este ensayista por él, y ahora cotilleo de vez en cuando lo que escribe o dice en televisión.

Deniman: No puedes tener miedo a lo que ya conoces, ¡hombre!... Piensa que "en tus lunes al sol" es cuando aprendiste cosas tan productivas como crear un blog que reunía a amigos, y que estos a su vez, acabaron con el tiempo, creando el suyo propio ;-P

Anónimo dijo...

Lo cierto es que el blog lo conocí en época de abundancia laboral.

Me da mucha rabia que hables de un libro que probablemente te hayas leído dejando apartado y a medias "La vida exagerada..."

No hay peor miedo que el miedo anticipatorio o miedo al miedo (que puede llevar al ataque de pánico) precisamente a algo que ya conocemos (como puede ser el susodicho)

Solo permito ser corregido por otro psicologo renegado, cualquier relación con la psicología invalidara el comentario (¿porqué? por joder)

k dijo...

¡Cómo me quiere la gente! Seamos serios, el Marina brillante no soy yo, y puede que ni lo sea Jose Antonio, pero al menos él es un abrelatas que te muestra nuevos libros, nuevas teorias...
y no, no es mi tio.

FARAMAR dijo...

Deni... ya no te digo "ná", que debo ser la única no-psicólogo de estos comentarios.

K. supongo que estás halagado con "h" por la comparación, y no alagado (inundado) por ella o también ;-)

Tot dijo...

Yo creo que un poco de miedo, de vez en cuando, es necesario... El miedo es una emoción básica, y que garantiza la supervivencia. De hecho, sobrevive quien tiene un poco de miedo mucho antes que el que NUNCA tiene miedo.. Creo que no tener nunca miedo a nada se equivale a esa enfermedad de la que hablé una vez "analgesia congénita", donde no se tiene dolor... y por tanto, las defensas de nuestro existir no terminan de activarse..
¿Mis miedos? mmmm, los hay... pero no son muy concretos... pero me asusta pensar en la ceguera, y me asustan los malosenetendidos con las personas que quiero, y si, me da miedo un perro rabioso...
Respecto a los Marina... hubo un tiempo que leí a los dos, al que no es el tío pero dicen por ahí que es un abrelatas y al que no es el sobrino pero dicen por ahí que es genial. Me quedo con el segundo. Lo del primero antes me atraía, y le respeto porque acerca a la sociedad temas muy psicoantropológicos, y eso me encanta... pero cada vez me parece menos original, es como un "corta y pega". El segundo es un abrelatas de la música, de las zapatillas de deporte, y te cuenta los cotilleos mas increíbles de la alta sociedad literaria-artística desde el siglo XVIII a nuestros días! Lila seguro que no se aburre nunca!!!

MAREAS

LILANINE. Get yours at bighugelabs.com/flickr